10 tips para «vivir de la fotografía»

Will Marsala, autor del libro Vivir de la Fotografía, editado por PhotoClub, pone a tu disposición una obra imprescindible tanto si estás fantaseando con la idea de lanzarte a ser fotógrafo profesional como si quieres adquirir consejos que te hagan crecer como profesional.

 

En el libro encontrarás todos aquellos aspectos reales, de una profesión tan bonita como exigente, a los que el prestigioso fotógrafo, Will Marsala, se enfrentó. Con una lectura amena y directa aprenderás todo aquello que Will tuvo que descubrir desde cero y por su propia cuenta. Y para que no te pierdas ningún detalle, en nuestro blog ‘Fotografía con PhotoClub’ te adelantamos los 10 tips imprescindibles para vivir de la fotografía:

1. La técnica dominada

Para ser un fotógrafo profesional, la técnica se da por supuesta. Poder manejar nuestro equipo de una manera 100% manual y casi sin pensar hará que nos podamos centrar en lo realmente importante: todo lo que ocurre a nuestro alrededor.

Al ser lo único que depende de nosotros, debemos dominarlo por completo. Es algo parecido a lo que ocurre al aprender a conducir, al principio toda nuestra atención se focaliza en cambiar de marchas, acelerar, frenar, etc, pero una vez que has practicado lo suficiente, el control del vehículo se vuelve casi automático permitiendo enfocarnos en lo que pasa en la carretera.

2. Acércate más

Mucha culpa del éxito de una fotografía reside en donde esté situado el fotógrafo con respecto a lo fotografiado. Tal como decía Robert Capa, «si tus fotos no son lo suficientemente buenas es porque no te has acercado lo suficiente«. Will acostumbra, especialmente en reportajes, a captar las «tres distancias».

  •  Distancia lejana para poner en contexto lo que está pasando.
  • Distancia media para dentro de un contexto poder identificar elementos o personas importantes.
  • Distancia corta o distancia de brazo, donde podrías tocar lo que ocurre. Esta es una distancia en la que el espectador se siente dentro de la escena. Will Marsala afirma que se debe poder oler a la persona fotografiada.

 

Muchos fotógrafos amateurs hacen fotografía desde el punto de vista «tímido» y es aquel en el que, por ejemplo, en un evento de empresa, el fotógrafo, por no molestar (o creer que molesta) se encuentra a varios metros de distancia, a 45 grados y con la cámara a la altura de los ojos. El fotógrafo profesional se acerca, se pone en el sitio ideal y busca un punto de vista perfecto.

3. Pide perdón, no permiso

A veces la diferencia entre una foto correcta y una gran foto reside en el riesgo tomado a la hora de realizarla. Ese riesgo (controlado) Will Marsala lo asocia a hacer fotografías desde puntos de vista diferentes, a retratos espontáneos o a hacer cosas fuera de lo común. Por ejemplo, en una boda, el fotógrafo puede coger el vestido de una novia y colgarlo de un árbol sin pedir permiso. Por experiencia, rara es la vez en la que la guardiana del vestido (la madre de la novia) permite este tipo de actos, pero después a la novia le encantará la idea.

 

4. Portfolio

Para poder ser considerados profesionales, hay que poder demostrar que podemos hacer fotografía y para demostrarlo no hay mejor forma que tener un escaparate. Ya sea en una web, en redes sociales o en nuestro móvil. Es imprescindible que la persona interesada en contratar a un fotógrafo profesional pueda ver su trabajo. Si no puede hacerse una idea, será realmente difícil que nos contrate. Para empezar, no es necesario tener una web propia, existen multitud de plataformas online que permiten tener un porfolio a coste cero, aunque a medida que vayas teniendo más capacidad, es recomendable tener tu propia web.

5. Cerciórate de que todo el mundo sabe que haces fotazas

Está genial tener un porfolio con fotografías extraordinarias, pero si nadie conoce su existencia de poco servirá. La fotografía hoy en día es un servicio muy demandado y siempre hay alguien que necesita o conoce a terceros que requieran nuestro servicio. Por ello, lo ideal es que en el momento que decidas dedicarte en cuerpo y alma a esta profesión, ponte como objetivo que todo el mundo que conoces sepa que has pasado de una profesión a otra. A aquellas personas con las que tengas suficiente confianza puedes pedirles que difundan tu porfolio también. Will Marsala en sus inicios pidió a sus amigos que compartieran en sus muros de Facebook el enlace a su porfolio y de ahí surgieron algunos trabajos que derivaron en otros haciendo hilos de recomendaciones que llegan hasta hoy.  En el libro Vivir de la fotografía encontrarás muchas otras maneras de encontrar clientes.

6. Pregunta mucho

Una vez que tengas clientes es de extrema importancia preguntar mucho acerca del proyecto. Hay encargos que no tienen mucho misterio, como podría ser una sesión de familia y, otras más complejas, como producciones publicitarias con muchas personas involucradas. 

Muchos clientes tienen grandes ideas, pero no son capaces de trasmitirlas correctamente a nivel fotográfico, por ello es vital que aporten toda la información posible. Will Marsala siempre pide a sus clientes que le cuenten lo que necesitan como si tuviera 4 años. Lo perfecto es pedir un briefing. En el libro Vivir de la fotografía encontrarás un capítulo dedicado a este tema y varios ejemplos para evitar caer en proyectos trampa que nos pueden hacer la vida imposible.

7. Haz algo que tu cliente no pueda hacer: el valor añadido

Hoy en día hay millones de fotógrafos. Como sabes, acceder a un equipo fotográfico es más económico que nunca, incluso hay personas que hacen trabajos realmente buenos con teléfonos móviles. El caso es que a igualdad de condiciones prácticamente solo se puede competir en precio. Si no damos algo especial, el que haga un trabajo más barato se lo suele llevar. En cambio, si aportamos un valor añadido, podremos justificar que somos «únicos» ya sea por nuestra manera de ver las cosas, por cómo revelamos o, simplemente, por cómo somos. 

 Una cuestión muy importante para que nos vuelvan a llamar es que el cliente no se quede con la sensación de «esto que me ha entregado el fotógrafo lo puedo hacer yo». El cliente tiene que quedar totalmente convencido de que eligió al mejor fotógrafo posible.

8. Rodéate de gente mejor que tú

En cualquier profesión siempre se puede ser mejor. Para ello recuerdo el dicho de «a quién buen árbol se arrima, buena sombra le cobija». En nuestro caso, rodearse de gente mejor que uno mismo aporta muchísimo. Por ello, aprenderemos más de aquellas personas con experiencia y con actitud positiva que de aquellas que no nos aportan nada y chupan nuestra energía.

9. El ego no da de comer

La confianza en uno mismo es fundamental en una profesión como la nuestra, donde la seguridad de trabajar no está garantizada. El problema viene cuando nuestro ego puede con nosotros y no somos capaces de aceptar criticas o aceptar trabajos que creamos que no están a nuestra altura.

 Hay fotógrafos que no aceptan alterar su fotografía por ningún cliente, esto puede tener cierto sentido en fotógrafos muy establecidos. Suelen ser fotógrafos que son una marca por ellos mismos, pero si estamos empezando y no tenemos la capacidad de adaptarnos, va a ser más complicado poder vivir de ello. Es importante no olvidar que el trabajo es de los clientes, ellos tienen sus necesidades y mientras sea ético, lo mejor es adaptarse. Si el trabajo realizado difiere mucho de nuestro estilo, basta con no agregarlo a nuestro porfolio, pero las facturas las pagaremos.

10. No dejes de evolucionar

Aunque estés especializado en un tipo de fotografía, aprende de todos. Cada área fotográfica te va a permitir picotear de aquí y de allá haciéndote mejor fotógrafo. Si, por ejemplo, lo que te interesa son los retratos de estudio, no te limites a ver y estudiar fotografías de ese mismo estilo. Adentrarte en otros tipos de fotografía como la fotografía de producto, puede ayudarte a, utilizar otras técnicas o una iluminación diferente para tu próximo retrato.

 Por ello uno de los consejos más importante es no dejar de actualizarse nunca y, por eso, con la colección de libros de PhotoClub tienes a tu alcance la experiencia y el rigor de grandes fotógrafos para lograrlo.

 

2 comentarios en “10 tips para «vivir de la fotografía»

  1. Los Reyes me han traído este libro de Will Marsala , que me ha sorprendido por su forma de comunicación tan cercana , sincera y el abordaje tan practico y útil. Da consejos muy prácticos y personales y sabe trasmitir su experiencia tras sus errores y éxitos. Espero que no deje de actualizarlo en próximas ediciones . Creo que es un buen manual para escuelas de fotografía y para motivar a otros qué llevamos muchos años en este apasionante mundo fotográfico,

    Me gusta

  2. Pingback: Flashazo a… ¡Will Marsala! | Fotografía con PhotoClub

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s