10 claves para fotografiar las perseidas como un profesional

En torno a mitad del mes de julio y durante el mes de agosto los fotógrafos y aficionados a la astronomía disfrutan del momento de mayor actividad del año para ver y capturar las estrellas, en concreto, las perseidas, un espectáculo natural que deja con la boca abierta a cualquiera y que, si seguimos los consejos del fotógrafo y autor del libro Astrofotografía. El paisaje nocturno, Javier Martínez Morán, el resultado puede transformarse en bellísimas y mágicas. Las perseidas reciben también el nombre de lágrimas de San Lorenzo por su cercanía a la fiesta de este santo, que tiene lugar el 10 de agosto. Este año parece que la noche del 12 al 13 de agosto será la mayor lluvia de estrellas fugaces.

¿Quieres saber cómo capturarlas? Sigue leyendo que nuestro blog de hoy porque te contamos las 10 claves para fotografiar las perseidas como un auténtico profesional.

Llega agosto y con él una de las lluvias de estrellas más famosas y conocidas: las perseidas. Es una de las lluvias de meteoros con mayor visibilidad (más de cincuenta por hora). Esto, sumado a la época estival y a la buena temperatura, hace que sea una de las lluvias de meteoros que mejor se pueden observar y con la que los fotógrafos más disfruten. 

Las estrellas fugaces o meteoros son pequeños trozos de rocas del tamaño de un grano de arroz o un poco mayor, que chocan con nuestra atmósfera a una velocidad de unos 60 kilómetros por hora. El roce y la elevadísima temperatura hacer que veamos esos preciosos destellos luminosos en el cielo que terminan desintegrándose y dejando estelas de luz. Un espectáculo, sin duda, que deja a aficionados y no aficionados a la fotografía con la boca abierta. 

En las diferentes lluvias de estrellas que tenemos a lo largo del año (perseidas, gemínidas, oriónidas…), todos los meteoros parecen venir de un mismo lugar en el cielo, el conocido como radiante. El radiante se sitúa en la constelación que da nombre a la lluvia de meteoros.

Este año será excelente para observar Perseidas, pues el fenómeno sucederá días después de la luna nueva del 8 de agosto, lo que ayudará a que la visión sea más clara. Los cielos estarán despejados.

Para poder disfrutar y fotografiar este espectáculo de la naturaleza Javier Martínez Morán, autor del libro Astrofotografía nos da 10 claves para fotografiar la mejor lluvia de estrellas del año:

1. Comprobar que el cielo esté despejado. 

Si tenemos nubes en el cielo no será posible ver la lluvia de meteoros, por eso es importante revisar las previsiones meteorológicas antes de conducir o desplazarnos hasta el lugar de observación o de fotografía. Para eso el autor nos recomienda consultar páginas o apps como Meteoblue, Windy o la propia AEMET.

2. Desplazarnos a un lugar con el cielo suficientemente oscuro. 

Si estamos en un lugar con gran contaminación lumínica no podremos ver la mayor parte de los meteoros ya que su brillo pasará desapercibido.

Si vivimos en una gran ciudad, lo más sencillo será alejarnos mínimo una hora de ella. Si, por lo contrario, estamos en un pueblo o una ciudad más pequeña con conducir media hora será más que suficiente. 

Si queremos ver con mayor precisión qué lugares ofrecen cielos suficientemente oscuros, podemos consultar páginas como Light Pollution o Dark Site.

3. Llevar ropa de abrigo.

Por mucho sea verano, en agosto y de noche comienza a refrescar y es posible que pasemos frio si no vamos preparados. Tener frio es la mejor forma de tener una sesión fotográfica desagradable y mucho más corta de lo deseado. No escatiméis en la ropa de abrigo.

4. El equipo.

Utilizaremos una cámara con objetivos intercambiables (réflex o mirrorless) aunque con una cámara compacta y un móvil, hoy en día, también se pueden conseguir resultados más que decentes. Lo más importante es contar con un objetivo lo más angular posible para poder abarcar la mayor cantidad posible de cielo y de este modo maximizar las posibilidades de “cazar” alguna perseida. 

Este objetivo, además, debe ser muy luminoso. La luminosidad de un objetivo viene marcada como f + un número. Cuanto menor sea este número mejor. Así, será lo ideal un objetivo f 1.8, f 2 o f 2.8. 

Si hablamos de una cámara Full Frame con objetivos intercambiables, lo deseado sería un objetivo con una distancia focal entre 14 mm y 24 mm y una luminosidad de f 2.8 o mayor.

5. Un trípode bien estable es primordial. 

Si utilizamos un trípode malo es posible que nuestras fotos salgan movidas. En el caso de no disponer de uno, también podremos apoyar la cámara en algún lugar y colocar debajo algún jersey o abrigo para poder orientarla o apuntar hacia donde queremos.

6. Apuntar hacia el norte o el noreste.

Si queremos capturar las perseidas y que se vea cómo salen del radiante esa es la dirección en la que tenemos que apuntar. Sin embargo, esto no es necesario para capturarlas ya que podrán aparecer en cualquier dirección.

7. Los parámetros que utilizaremos en la cámara.

El diafragma debe estar lo más abierto posible que nos permita nuestro objetivo (número f más bajo), ISO 6400, o el más alto que nos permita nuestra cámara, sin generar un ruido exagerado y una velocidad de obturación de entre 15 y 30 segundos. 

Si vemos que aparecen trazas en las estrellas (debido a la rotación terrestre) tendremos que reducir un poco la velocidad de exposición para evitarlas.

8. Utilizar un disparador remoto o en su defecto el temporizador de la cámara cada vez que hagamos una foto. 

De este modo, evitaremos que salgan las fotos movidas por las trepidaciones o vibraciones que podemos transmitir nosotros a la cámara al apretar el disparador.

9. Disparar, disparar y disparar. 

No sabemos cuándo aparecerán las famosas perseidas ni en qué zona del cielo, por eso cuantas más fotos hagamos, más posibilidades tendremos de “cazar” alguna. Recomiendo utilizar un intervalómetro o disparador programable para poder configurarlo y que la cámara haga fotos continuamente sin tener que estar nosotros ocupándonos de ella. Así, solo tendremos que sentarnos y disfrutar del espectáculo con nuestros ojos.

10. Disfrutar y relajarse. 

Las perseidas son un espectáculo de la naturaleza que podemos disfrutar a simple vista, sin ningún tipo de accesorio o telescopio. Las fotos pueden ser un buen recuerdo, pero disfrutar nosotros mismos del espectáculo es mucho más gratificante. No te olvides de llevarte una silla, una colchoneta, tumbarte o sentarte, mirar al cielo y disfrutar.

Sigue los consejos de Javier, echa un vistazo a nuestro libro Astrofotografía. El paisaje nocturno y disfruta de la maravillosa lluvia de estrellas y, sobre todo, comparte tus imágenes con #FotazasPhotoClub en redes sociales… ¡os vemos y leemos!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s